Importancia del voluntariado y la acción voluntaria

Autor: Beatriz Vasquez de Ramirez – Corporación Colombiana de Voluntariado (PDF)

A manera de introducción a los temas específicos sobre el voluntariado presentamos unos lineamientos generales acerca del tema.

Las personas de carácter no tienen tiempo para lamentos, se ocupan en trabajar para remediar las desgracias y necesidades de los que sufren – Solidarios para el Desarrollo – 2008

Reflexiones sobre el Voluntariado

Metas y retosA través del tiempo se encuentran muchas y variadas definiciones sobre quien es un(a) voluntario(a). Preferimos transcribir la que aparece en el Artículo 3, numeral 2, de la Ley 720/2001, por la cual se reconoce, promueve y facilita la acción voluntaria como expresión de la participación ciudadana, el ejercicio de la solidaridad, la corresponsabilidad social y se reglamenta la acción de los voluntarios. “Voluntario es toda persona natural que libre y responsablemente, sin recibir remuneración de carácter laboral, ofrece tiempo, trabajo y talento para la construcción del bien común, en forma individual o colectiva, en organizaciones públicas o privadas o fuera de ellas”.

El voluntario(a) trabaja desde la diversidad y el pluralismo por lo que toda persona, sin importar su religión, raza, condición social o económica, puede donar su tiempo sin miedo a ser discriminado así como se obliga a aceptar las diferencias con los otros.
La decisión de trabajar como voluntario(a) se toma libremente, es decir sin presión, después de informarse y conocer lo mejor posible las características, tiempo y condiciones del trabajo a que se va a comprometer.

Como parte del compromiso que se adquiere, el voluntario(a) establecerá de común acuerdo con la institución o grupo donde cumplirá su acción, la frecuencia, tiempo y naturaleza de las tareas que realizará. Es conveniente cristalizarlo en un “Acta de Compromiso” (“Acuerdo de Voluntades”), la cual debería revisarse y renovarse periódicamente.

Es falsa la idea común den algunas organizaciones sobre que el voluntariado o al voluntariado como colectivo, “no le pueden dar órdenes, dirigir o controlar, porque son voluntarios”. Actualmente la acción voluntaria se caracteriza por su organización, es parte integrante de los planes, programas y equipos de toda entidad que involucra voluntarios con la consiguiente dirección, evaluación y corrección necesarias para el logro de los objetivos sociales propuestos.

El candidato(a) a voluntario(a) debe escoger la asociación que vaya acorde con sus preferencias y capacidades y ésta tiene la obligación de seleccionara los candidatos más idóneos para desempeñar las tareas del voluntariado propio de esa organización.

El voluntario tiene que sentirse a gusto cooperando física e intelectualmente de acuerdo con sus posibilidades dentro de la asociación que lo ha admitido, que lo ha formado y ayudado en sus tareas de voluntariado, con una conducta acorde con los principios de la institución.(1) Solidarios para el Desarrollo – J.C.G.F., 2008.

“Marcel Mauss y Branisslow Malinoski establecieron que la donación presume un sentido de obligación y reciprocidad, un sentimiento de inclusión. La concepción del don ha sido tomada para subrayar la gratuidad de las relaciones de colaboración y controvertir la lógica utilitarista”.(2) Magda Patricia Estrada G. – trabajo de grado para optar el título de Magister en Antropología – U. de los Andes, 2007.
Motivaciones

Al analizar los objetivos que movilizan a los voluntarios en determinada dirección, se descubren dos componentes fundamentales:

  • Uno de origen personal que responde a una inquietud interior originada en necesidades físicas, sicológicas o espirituales, experiencias de vida, situaciones concretas.
  • Otro de orden social derivado de la conciencia de los problemas que se presentan en la realidad y llevan a luchar por un ideal o a comprometerse con una causa.

Es común que las personas realicen alguna actividad “socialmente útil” como forma de retribuir a la sociedad los conocimientos y experiencias adquiridos a través del tiempo o también para invertir su tiempo, aunque actualmente pocas personas lo tienen “libre”. Generalmente los voluntarios(as) cumplidos y efectivos son personas ocupadas que organizan su tiempo y asumen responsablemente el cumplimiento de las tareas a que se han comprometido.

Es válida, cualquiera que sea, la motivación personal con que el candidato inicie su trabajo voluntario, pero ésta debe transformarse y mantenerse de manera que sea la fuerza que impulse y sostenga una acción dinámica y sostenida en el tiempo. La organización de la entidad y estímulos como el reconocimiento (felicitaciones, distinciones, oportunidades de progreso y asunción de responsabilidades y capacitación, etc.), realización de eventos colectivos de interés común y, principalmente, la participación e información oportunas sobre logro de objetivos y análisis de los problemas y evaluaciones, el ambiente agradable, son factores definitivos para el mantenimiento y profundización de las motivaciones. Se observa en la actualidad una redefinición de los antiguos modelos de voluntariado: de acciones inspiradas en la buena voluntad o en motivos personales, a un trabajo concebido como ejercicio de la ciudadanía, que debe no solamente procurar la defensa de los derechos sino asumir cada vez mayores responsabilidades.

La población usuaria no es concebida como objeto dependiente o tutelado. Los ciudadanos comprometidos en actividades voluntarias no lo hacen solamente por altruismo o caridad, sino para ejercer la ciudadanía en defensa de sus derechos y los de los demás.
Impacto del Sector Voluntario

El sector voluntario juega un papel integrador, reuniendo individuos, grupos e instituciones e inclusive países que en otros contextos podrían estar en conflicto o competencia. Produce nuevas ideas y experiencias de comportamiento social; el sector es activo en la preservación de valores culturales, medio ambiente y tradiciones.

A través de la participación en actividades voluntarias las personas encuentran espacio y oportunidades para su crecimiento personal y para su autorrealización, según el término acuñado por Maslow. Según la documentación de investigadores, el trabajo voluntario puede mejorar la autoimagen, promover el sentimiento de realización y competencia y actuar como antídoto contra el estrés y la depresión. De hecho, algunos estudios demuestran que los voluntarios tienden a ser más saludables y felices y a vivir más que quienes no lo son. Según datos recogidos en la práctica, los voluntarios de sectores deprimidos, con problemas de adaptación social, reinserción, falta de raíces debido a constantes migraciones, encuentran en el trabajo voluntario un fuerte componente para conformar su identidad, aumentar su autoestima y sentirse valorados en el medio social en que actúan.

En el proceso de informarse, de involucrarse y formarse, su inteligencia y espíritu crítico llevan al voluntario a concientizarse de los problemas sociales y en general de la población y el país. Los voluntarios son un recurso latente de participación en causas y acciones que la sociedad requiere. Constituyen una enorme reserva de energía que puede ser movilizada y potenciada para el bien común.
El papel tradicional de la persona voluntaria continuará como una importante contribución y una forma de compromiso personal. Pero este papel debe ser continuamente sometido a análisis y redefinición para pasar la prueba de relevancia y prioridades.

CCV – Beatriz Vásquez de Ramírez, 2001 – Referencias del Consejo de Comunidades Solidarias – Dra. Mónica Carrillón